miércoles, 22 de octubre de 2014

Sócrates

A pesar de ser viejo, pobre y muy feo, Sócrates despertaba pasiones entre los jóvenes más bellos de Atenas. Uno de sus amantes, el poderoso, rico y hermosísimo Alcibíades, decía de Sócrates que era como un monstruoso Sileno por fuera, pero como un dios por dentro...

Si no como un dios, Sócrates ha pasado a la historia como una especie de "santón" filosófico, gracias, sobre todo, al retrato que nos dejó de él Platón, su discípulo más famoso.

Nacido en Atenas sobre el 470 a.C., Sócrates sufrió las penurias de la guerra contra Esparta y los vaivenes políticos que siguieron a la derrota. Fiel a sus principios hasta la muerte, fue ajusticiado por los atenienses en el 399 a.C., acusado de impiedad y de corromper a los jóvenes. 
Durante el juicio, y según narra Platón, Socrátes se mostró tan sereno y provocativo como siempre, mostrando con sus preguntas y respuestas lo infundado de las acusaciones. Pero de nada sirvió. Los atenienses deseaban descargar sus frustraciones con alguien, y esta vez el elegido había sido Sócrates, quien, para muchos, no era más que uno de esos sofistas que había estropeado a la juventud con su relativismo moral... Reacio a burlar las leyes, Sócrates acepto su condena, negándose a huir, y se despidió de sus discípulos con el más bello diálogo sobre la inmortalidad del alma que se haya escrito nunca, o, al menos, así lo describió Platón en el Fedón, una de sus obras más famosas... 

Si queréis conocer a Sócrates nada mejor que leer los diálogos de Platón, especialmente estos tres (en los que se narra el juicio y su muerte en la cárcel): Apología de Sócrates, Critón y Fedón.





Aunque para algunos de sus contemporáneos (como el cómico Aristófanes, que lo ridiculizó en su obra Las Nubes) Sócrates era un sofista más, lo que sabemos de su forma de vivir y sus ideas nos permite concebirlo como justo lo contrario...

Para empezar, Sócrates no era un sabio profesional. Su único conocimiento, decía (no sin ironía), era el de saber que no sabía nada, por lo que poco podía enseñar. 
Su única habilidad, solía repetir a todos, era la de descubrir a los demás lo poco que sabían y ayudarlos a que vencieran su ignorancia conociéndose a sí mismos. Por lo demás, se negaba a cobrar por atender a sus discípulos, pues consideraba a la filosofía como una actividad libre y desinteresada, y no como una habilidad útil para lograr el éxito o la riqueza.

Lejos del modelo moral de los sofistas, para Sócrates la excelencia humana no consistía en lograr el poder o la riqueza, sino en cuidar el alma, dotándola de sabiduría y obrando con justicia. Era famoso por su pobreza, por su control de las pasiones, y por su sinceridad descarnada.
Consideraba que las leyes había que cumplirlas incluso cuando perjudicaban nuestros intereses, y siempre que nuestra conciencia nos lo permitiera (de hecho, Sócrates se negaba a cumplirlas cuando le parecían injustas). Y tenía la peregrina idea de que "es mejor sufrir una injusticia que cometerla", pues en el primer caso solo sufre el cuerpo, pero en el segundo lo que dañamos es nuestra propia alma...

Si para los sofistas la principal habilidad del sabio era la retórica, Sócrates se preciaba de hablar directamente, sin adornos. Para él, el lenguaje no era un fin, sino un medio. Lo que importaba no era componer bonitos discursos, sino dialogar con los demás para buscar juntos la verdad. 
Su método, decía, era la "mayeútica", el arte de la comadrona, que pretendía haber heredado de su madre (eso contaba en broma), y que el aplicaba a las almas de los jóvenes para ayudarles a "parir" sus propias ideas. La técnica era muy sencilla. Consistía en hacer preguntas y mostrar al interlocutor que no sabía lo que creía saber para, a continuación, invitarlo a buscar la verdad a través del diálogo ("diálogo" significa etimológicamente "avanzar mediante razonamientos")...


Las ideas éticas y políticas de Sócrates eran casi totalmente opuestas a las de los sofistas. Si estos creían que lo justo y lo bueno eran relativos a cada hombre, Sócrates buscaba la definición objetiva y universal de esos términos, en la creencia de que sin ella era imposible convivir con los demás, o ni siquiera dirigir nuestra propia vida. Creía por eso que las leyes, más allá de meras convenciones, tenían que ser justas y buenas, y que precisamente esto es lo que las convertía en herramientas útiles para la sociedad y para uno mismo. 
Contra el escepticismo de los sofistas, Sócrates estaba convencido de que era posible conocer, con la razón, lo que uno debe y no debe hacer.
Y además, pensaba que ese conocimiento era la condición necesaria (¡y suficiente!) para ser bueno. Nadie que sepa lo que es el bien, decía, puede dejar de quererlo y de ponerlo en práctica. Y nadie que haga el mal lo hace a sabiendas de que es malo (todo mal es ignorancia) A esta original teoría (a la que se llamó luego "intelectualismo moral") le dedicaremos muy pronto una nueva entrada.








36 comentarios:

  1. Cristina Pérez Molina22 de octubre de 2014, 16:07

    Sócrates me parece el mejor filósofo que hemos dado hasta ahora. Me baso en sus características para poder afirmar esto. Para entender a Sócrates hay que tener en cuenta que es distinto a los sofista y la mayoría de sus características lo definen como lo contrario a un sofista. Para empezar es seguido por muchos discípulos pero el mismo no dice que es un maestro, simplemente ayuda a sacar lo que otros ya saben. El afirma y reconoce que no sabe nada o carecer de una doctrina propia. Su modo de tratar las cuestiones es distinto a la de otros filósofos, el utiliza el diálogo o método mayeútico que se divide en dos fases, la primera fase es la negativa o irónica, Sócrates finge ser un ignorante e pregunta cosas aparentemente inocentes, con la persona que esta hablando esta le intenta responder a estas preguntas y la segunda fase se trata de la fase positiva en la que a través del diálogo se van proponiendo distintas hipótesis acerca de lo que se trata definir y después someterlas a prueba. Casi siempre su final es abierto. Sócrates y los destinatarios reconocen que el problema ha quedado sin resolver. Sócrates no cobra y dice que lo más importante no es saber hablar sino si lo que se dice es verdadero o falso.
    Todas sus características dan a entender que en verdad no hay ninguna pregunta que se pueda responder sin que esa respuesta te lleve a otra nueva pregunta y así sucesivamente.

    ResponderEliminar
  2. Para mí, Sócrates fue alguien muy sensato y racional, es decir, fue una persona que en oposición a los sofistas, no creía en que el fin último es la riqueza, el éxito, etcétera, sino que éste consistía en ser fiel a uno mismo, tener criterio propio y valores acerca de lo que es el bien, el mal, lo justo e injusto.. Estas ideas atraían a los jóvenes curiosos, con ganas de saber y encauzar sus ideas hacia una dirección, y fue por esto por lo que se le ajustició, por “corromper a los jóvenes”. La sociedad estaba muy influida por las ideas de los sofistas y Sócrates, que opinaba cosas totalmente distintas, fue como la oveja negra, es decir, alguien que no pensaba lo que todos los demás, sino algo propio y diferente.
    Era alguien sensato puesto que sabía que en realidad no sabía nada, es decir, sabía que todo era tan relativo que no había término exacto para definir cada cosa que nos preguntamos, por lo que en el fondo somos unos completos ignorantes. Hacía preguntas a personas sobre sus especialidades para que diesen una respuesta concreta y objetiva sobre un término, por ejemplo, qué es la justicia (a un abogado) o qué es la belleza (a una poetisa). Por ello, para él el objetivo no era el poder sino el alma, desarrollar nuestras ideas, tener nuestros propios pensamientos: la sabiduría (ésta era la preparación para la muerte). En su juicio, mantuvo una postura hierática y respondió a cada pregunta con inteligencia y razón, pero a pesar de ello fue encarcelado. Es cuando está encarcelado cuando podemos constatar que fue una persona a la que no importaba morir siendo él mismo, ya que cuando muriese, no moriría del todo. Su cuerpo moriría, pero su alma no: ésta se liberaría de él (“el cuerpo es una distracción de nuestro objetivo, que es cultivar el alma para que pueda volver a tener alas y ascender de nuevo a la contemplación de las Ideas o Formas Suprasensibles”). Explicaba esto a sus discípulos cuando le ofrecían sobornar al carcelero para que huyera, y les tranquilizaba hablando de la muerte de un modo bello. La muerte era simplemente la separación del cuerpo y el alma, la cual es inmortal. Finalmente tomó la cicuta y murió serenamente y con naturalidad (recordó a Critón que debía dar el gallo que había prometido a Asclepio).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Ana. Tan solo recuerda que todo lo que cuenta Sócrates acerca de la inmortalidad del alma (lo de las alas, las Ideas, etc.), en realidad quien lo cuenta es Platón, que es quien escribió los diálogos en los que se narra el juicio y la muerte de Sócrates. A veces, los historiadores se preguntan hasta qué punto el Sócrates que conocemos no es en gran parte una "creación" de Platón.

      Eliminar
  3. Si bien solo se puede alcanzar la felicidad al conseguir ser sabios, ¿quiénes la alcanzan?, y ¿ quienes determinan que es eso lo correcto?, si realmente nadie puedo definir los términos bueno y justo, sería imposible responder preguntas como estas o como tantas otras. Y también es prepotente que critique a los demás con sus teorías cuando el mismo no expone definición ante nada, porque admite no saber nada, y si ni él ni nadie saben hacer definiciones ¿como definimos el mundo y nuestra existencia? todo perdería sentido.
    Por otra parte, tampoco estoy de acuerdo con él en que no es necesaria la riqueza, pero es que realmente la riqueza te lleva a obtener cosas sin las cuales no serias feliz, pues de que te sirve ser el mas sabio de el mundo si adoras el fútbol y no te puedes pagar una equipación, un balón, etc. Así que debes tener de las dos cosas porque solo con tus pensamientos no te puedes hacer feliz a ti mismo.
    Por último, cuando explica el intelectualismo moral afirmas que nadie hace el mal a sabiendas. Y aquí, si que estoy en desacuerdo porque no considero que un asesino en serie considere que racionalmente esta haciendo los más correcto, simplemente que por su formas de pensar tiene un impulso que le obliga a hacer eso, aun que realmente su subcosciente le advierta el mal que esta causando. Por lo tanto, evidentemente la gente merece castigo, porque si no cada uno haría lo que pensase ( como por ejemplo los campos de concentración) sin ni siquiera pensar como puede repercutir esto en la humanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas objeciones, Nuria. Aunque no olvides que, para Sócrates, sí que es posible definir los términos "bueno" y "justo". Lo que dices Sócrates es que aún no tenemos esa definición (aunque creamos ignorantemente que sí), por eso dice que, de momento, solo sabe que no sabe (y por eso es por lo que busca saber más). En cuanto a la riqueza, ¿crees que para tener ropa y balón hace falta ser rico? A no ser que estés pensando en ropa de marca y en algún balón carísimo, no parece que haga falta mucho dinero para disfrutar jugando al fútbol. Y en cuanto al intelectualismo moral, aludes al pensamiento, los impulsos, y el subconsciente de un asesino. ¿Pero cuál de estas tres cosas es la que nos determina a actuar?... Sócrates diría que el pensamiento. Y si alguien piensa que matar está bien, no sé si lo vas a convencer de otra cosa castigándolo. En cuanto dejes de vigilarlo, volverá a hacer lo que cree que es bueno. ¿No?

      Eliminar
  4. Pues Sócrates para mi es hasta ahora uno de los mejores filosofos que hemos visto es un hombre que no le hace falta mucho para saber lo que quiere y no quiere pensar, nos damos cuentas que todas las carasterísticas que tiene son totalmente diferente a la de los sofistas.Es una persona que se ve honrada en el sentido de que cuando el dice algo a los que les preguntan pues el de ninguna manera por decirlo asi le cobra los favores. Me gustan sus ideas y como defiende todo. Y con lo que hemos hablado hoy en clase tienes razon con lo de la persona que es rica y la que tiene pensamientos aunque en lo que estas se diferencias es que las ricas tienen una buena vida como he dicho en clase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, Marta. Pero, ¿qué es una "buena" vida? Según lo que respondas, podremos investigar si tiene más que ver con la riqueza o con el pensamiento.

      Eliminar
  5. Me gusta mucho lo que se dice de como era Sócrates y de lo que pensaba, pues me parece que fue un hombre honesto y verdadero, cualidades que en la actualidad no tiene la mayoría de la gente. Creo que si son necesarias unas series de leyes que nos sirvan a todos, que actuemos de acuerdo con ellas y que sobre todo sean justas para todos los individuos. También estoy de acuerdo en que el método para avanzar en nuestros pensamientos e ideas sea el diálogo, las imposiciones nunca son buenas, hay que descubrir las cosas por nosotros mismo no porque nos las digan otros.

    Lo de ir con la verdad por delante sería genial pero muchas veces es necesario no ser tan claros para no hacer daño a los demás.
    Por otra parte lo que dice Sócrates sobre la ignorancia del que hace el mal podría ser cierto en aquella época. En la actualidad con toda la información que tenemos y todo lo que hemos avanzado en el pensamiento se puede decir que hay gente que hace el mal gratuitamente sabiendo en realidad lo que está bien y lo que está mal. El individualismo que existe hoy en día nos lleva a pensar en nosotros mismo antes que en la colectividad "primero yo y luego los demás".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Daniel. Pero eso de pensar primero en uno mismo, ¿no será lo que la gente de nuestra época considera "bueno"? Si alguien considera algo "bueno" y lo hace, ¿podemos decir que sea malo?

      Eliminar
  6. Belén Periáñez Langa23 de octubre de 2014, 22:10

    Sócrates era un hombre sabio no sólo porque defendiera sus ideas aunque para los demás fueran contradictorias a la época, sino porque sabía a la perfección que no conocía nada; tan seguro estaba de esto que enseñaba gratuitamente.
    Durante estos últimos días en clase he aprendido cosas de este filósofo que nunca antes me hubiera imaginado, como que ante la muerte se presentó tranquilo y burlón o que conseguía sacar de quicio a cualquiera que creía que sabía casi a la perfección cualquier tema, ya fuera el arte o la política. Me sorprende mucho su manera de actuar y de pensar, ya que ninguna persona en su época era similar a él, ni siquiera lo entenderían (a excepción de sus discípulos).
    Me parece tan curioso la forma de ser, de actuar y de pensar de Sócrates que no creo que tenga que saber en profundidad de otros muchos para darme cuenta de que es el filósofo más grande de la historia, ya que creo (y recalco ese creo) que es el único que ha demostrado en parte su teoría de que no sabemos nada; para ello empleaba preguntas retóricas a gente influyente, de manera que al final les hacía pensar que de verdad no tenían ni idea de nada.
    La única diferencia entre una persona cuyo fin es ser rica y otra que es feliz sin cobrar una fortuna son los valores que tienen. La primera, se basa en felicidad material, por lo que se sentirá triunfador el día que se compre un cuadro pintado por Picasso por millones de euros. La segunda sin embargo, aspirará quizás a menores cosas y a mayores conocimientos u objetivos en su vida. Sin embargo, para poder aspirar a cosas (ya sean materiales o no) es necesario un mínimo de riqueza, por lo que la teoría perfecta para comprender realmente qué es triunfar, en mi opinión, sería la cuál fuera intermedia entre las sofistas y la de Sócrates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. - Sócrates: Dime, Belén, alguna cosa realmente valiosa para ser feliz y que se pueda comprar con dinero... De todas formas, si tanto te gustan los términos medios, aún encontrarás un filósofo más grande que yo: Aristóteles. Si bien, eso del término medio, no sé si es una excusa para no discutir. Y discutir es lo que hace grande a un filósofo. O eso creo yo.

      Eliminar
  7. Laura Rodríguez Cepeda23 de octubre de 2014, 23:26

    Sócrates es considerado uno de los filósofos más sabios, por el simple hecho de que reconocía que no era capaz de saberlo todo, cualidad que no muchos poseían. Defensor de sus ideales y sus creencias hasta el final, motivo por el cual fue condenado a morir y hecho al que no puso pegas u oposición. Era una persona pobre que aunque poseía conocimientos para tener dinero y éxito (según dirían los Sofistas) no pedía dinero a sus alumnos, ni siquiera se consideraba maestro, él simplemente buscaba comprender las cosas, informarse, aprender y compartir lo que sabía con el resto de las personas; cualidades que le diferencian de los Sofistas y que nos muestran que hay más caminos aparte del dinero o la fama para sentirse realizado. Probablemente para Sócrates su meta en la vida fue esa, hacer lo que hacía, transmitir todo lo que sabía, sentirse más realizado y más grande por medio del conocimiento y no de objetos materiales

    ResponderEliminar
  8. Miguel Salas 2ºD
    Sócrates puede ser caracterizado como uno de los grandes de la antigua Grecia y uno de los de toda la historia, iba contra los sofistas, ya que el defendía que la filosofía era algo libre, algo que nos servía para crecer como personas, para poder completarnos, y para acercarnos a la sabiduría. Además él era el único que podía poner en jaque a quien quisiera, desde grandes artistas a políticos, demostrándoles que no sabían realmente, usando el método mencionado (mayéutica). En opinión personal era un hombre que ayudaba a sus discípulos de forma distinta a los ideales de la época y por ello fue perseguido. Solamente debemos ver los contrastes entre los sofistas y él, siendo una persona que ofrecía su conocimiento de forma gratuita buscando la reflexión de forma austera, controlando las pasiones, etc.

    ResponderEliminar
  9. Socrates es tan inteligente como inepto... Su sabiduria le llevo a ser el mas conocido y amado por los jovenes de Atenas, pero su falta de conciencia a veces le llevo a su muerte. Deleitaba con sus preguntas y razonamientos a los demas, haciendo que los demas pensasen en lo que verdaderamente son y porque lo hacen. Pero ese afan de hacer que los demas sean le llevo a ser el mas inepto... El mas inepto en el sentido de que sus pensamientos traicionaban el ser de las cosas. EL SABIA QUE NO SABIA! Y COMO SABIA ENTONCES QUE NO SABIA, SI NO SABIA...?? Menuda contradiccion... Socrates es un genio inepto, del cual he aprendido que el saber es no saber de las cosas, mas que nada porque las cosas no saben ni que son ellas mismas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿? No te tendiendo muy bien, Miguel Angel. La frase que dices no es tan contradictoria, es más bien una paradoja, que Sócrates decía con ironía, para indicar que el verdadero conocimiento comienza por reconocer la ignorancia. La última frase me la tendrías que explicar.

      Eliminar
  10. Lali Bueno 2C
    Dentro de los sofistas, Sócrates tiene una postura más correcta puesto que a diferencia de los otros, él no cobraba por compartir sus conocimientos o sus creencias. Veo ilógico que unas personas den clases a cambio de una cantidad de dinero cuando ni si quiera ellos saben con certeza si es o no es verdad, al igual que ellos tenían como característica el relativismo, es decir, que las cosas no son universalmente verdaderas sino que el concepto de verdad es diferente para cada persona. Sin embargo, Sócrates es considerado sabio por saber que el no sabía nada; éste iba entablando diálogos con la gente por las calles, en el ágora, haciéndoles dudar acerca de cuestiones como que es lo verdadero o que es lo bueno. Él defiende que conocerse a uno mismo y obrar conociéndote a través de la razón es la clave para ser feliz.

    ResponderEliminar
  11. Ana Belén Pérez García 2ºBach B
    Veo bastante lógicas las teorías de Sócrates y me gustan bastante.Eso si,creo que en la sociedad actual,algo corrompida y egoísta,algo casi imposible de poner en práctica.
    La forma en a que con una simple pregunta hace pensar y reflexionar es lo que más me convence.Busca que pensemos por nosotros mismos y que compliquemos lo que creemos fácil y que así sea más importante.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Socrátes fue un filósofo muy particular de la segunda mitad del siglo V a. C, época de la guerra contra Esparta, causa de que todas las frustraciones de los atenienses recayeran en Socrátes, a quién acusaban de corromper a los jóvenes.
    Para algunos de sus contemporáneos, Sócrates solo era un sofista más, lo que discernía mucho de ser verdad. Sócrates no era un sabio profesional, presumía de saber que no sabía nada, así que poco iba a enseñar. Se negaba a cobrar a sus discípulos, entre ellos Platón el más famoso. Consideraba que la filosofía no debía ser una actividad con la cuál ganar dinero o fama.

    Se dedicaba a descubrir a los demás lo poco que sabían y a incitarlos a través del diálogo (Mayéutica), a empezar a saber. (autoconocimiento y reflexión)

    Para Sócrates triunfar en la vida no consistía en lograr poder o riqueza, con lo que estoy totalmente de acuerdo, consistía en actuar con justicia y cuidando el alma.
    Para él ser un buen orador no era importante, lo que de verdad importaba era debatir las ideas entre todos con el fin de buscar juntos la verdad.
    Pensaba que lo bueno y lo justo tenía que ser igual para cada hombre, las leyes debían ser justas y buenas para que fueran útiles para la sociedad. Sostenía además que el conocimiento era suficiente para no cometer malas acciones ya que todo mal para el provenía de la ignorancia.

    Ahora bien, yo personalmente estoy de acuerdo con él en varios puntos como en que triunfar en la vida, o alcanzar la excelencia humana no consiste en lograr poder o riqueza. El éxito es relativo pues para mí significa llevar una vida tranquila, rodeada de mi familia y amigos, con lo necesario para vivir, sin ningún tipo de lujos y en contacto con la naturaleza. No quiero ni fama ni riqueza ni influencia pues en mi opinión lo único que se consigue con ellas es la soledad, la incansable lucha unos contra otros como lobos hambrientos por tener más que el vecino y, por ultimo, la corrupción de uno mismo y del alma. Pero ese es mi punto de vista, otro no pensará lo mismo que yo.

    Estoy de acuerdo también en que la ignorancia es la principal causa por la que el hombre comete actos negativos. Pero si un hombre ha violado y torturado a cinco mujeres, se le encarcela y se le trata, técnicamente le estamos ayudando a salir de su ignorancia pero ¿Y si es puesto en libertad (cosa que no debería ocurrir pero que por desgracia pasa) y vuelve a cometer los mismos crímenes? ¿Qué se debe hacer con esa persona? ¿Aplicarle un ojo por ojo como querrían hacer la mayoría de familias de las chicas afectadas o volver a intentar que salga de su ignorancia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú que crees, Isabel? ¿Por qué, cuando hay un fracaso educativo, la culpa es del más débil e ignorante (el aprendiz) y no del maestro? Por otra parte, ¿podría haber una persona que fuera, realmente, incapaz de aprender?

      Eliminar
  15. Raquel Díaz García27 de octubre de 2014, 17:19

    Sócrates fue un filósofo que planteaba una serie de cuestiones a la sociedad para demostrarles que en realidad no tenían conocimientos sobre lo que creían. Para Sócrates, descubrir la falta de conocimiento es algo ''bueno'' ya que solo si sabemos que somos ignorantes podemos emprender un camino para dejar de serlo, para que después ellos se esforzasen en saberlo realmente (les abría los ojos hacia la realidad, ya que las personas estamos caracterizadas por esa imposibilidad por concocerlo absolutamente todo).
    Hasta el propio Sócrates se planteaba ¿cómo voy a enseñar si lo único que se es que no sé nada?.
    Pues bien, también defendia que a las personas lo que mas les define es su alma, el cuerpo es algo secundario, por lo que es mejor sufrir una injusticia que cometerla (sufrirla conllevaría al dolor del cuerpo, y cometerla al remordimiento y al ''dolor'' del alma, que es lo que somos, por lo que claramente es peor).
    Por último estaba muy interesado por la política y por la ética (lo bueno y lo malo para las pesonas) y decía que solo se puede saber si algo es bueno si tenemos conocimiento sobre ese algo, ya que por el contrario, lo malo es el resultado de la ignorancia.
    No estoy de acuerdo en que lo malo es el resultado de la ignorancia, es decir, de la falta de conocimiento, ya que muchas veces nos vemos obligados a actuar de manera que nos perjudicamos a nosotros mismos y somos conscientes de ello... Sócrates fue a un juicio porque las demás personas consideraban que era un mal ejemplo para la juventud de entonces pero bajo el punto de vista de Sócrates solo intentaba abrir los ojos a la sociedad e iba transmitiendo sus principios, por lo que pienso que una cosa se puede considerar buena o mala, dependiendo de diversos puntos de vista.
    Y también me parece que se contradice cuando dice que es bueno darse cuenta de que no se sabe para comenzar a saber, y después defiende que lo bueno se alcanza con el conocimiento y lo malo con la ignorancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, Raquel. Aunque conviene deshacer algunos entuertos. Para Sócrates solo se puede ser bueno si tenemos un conocimiento objetivo de lo que es bueno (no meramente subjetivo: que algo le parezca bueno a alguien no quiere decir que sea realmente bueno). Precisamente, el que actúa mal es el que cree que lo que hace es bueno porque a él le parece bueno (sin ser realmente bueno). De otro lado, piensa que si alguien está "obligado" a actuar, no puede ser bueno o malo, porque no ha elegido su conducta. Por último, no entiendo tu afirmación del final acerca de que Sócrates se contradice. ¿Podrías explicármelo mejor?

      Eliminar
  16. Quizás la gente en aquella época, o los sofistas consideraban a Sócrates utópico por su forma de hacer las cosas, sus costumbres o ideales. Pienso que ahora mismo nosotros podemos observar desde una mejor perspectiva lo que Sócrates quería mostrarnos. Me parece el mejor filósofo hasta ahora dado que es el que más ha empleado los razonamientos y le ha dado importancia a la razón.

    ResponderEliminar
  17. Teniendo en cuenta que Sócrates vivió hace unos 2.500 años (ya ha llovido) y que la principal fuente de información acerca de él fue unos de sus discípulos (fuente no muy objetiva que digamos), tengo cierto escepticismo acerca de todo lo que se dice de él. Que no digo que no sea verdad todo lo que se dice de él, a lo que me refiero es que si todo el mundo le veía como un sofista más y todo el mundo le quiso matar, estoy seguro que si yo hubiese sido un contemporáneo suyo le vería desde la misma forma que ellos y no desde el punto de vista que tenemos ahora de él.
    Luego, hay una cosa que me ha llamado la atención, y es que dice que las normas hay que cumplirlas siempre aunque nos perjudiquen, pero que si nos parecen injustas nos las podemos saltar. Entonces, ¿para que sirven las normas? Si al final solo vamos a cumplir las que nos parezcan justas, va a ser igual que si no hubiese leyes y cada uno se comprometiese a actuar de forma justa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas objeciones, Javier. Con respecto a lo primero, creo que tienes razón (aunque también creo que lo que importa es si lo que dice --lo dijera él o no-- es verdadero o no lo es). Con respecto a lo segundo, a Sócrates se le ocurre otra solución al problema que planteas: que las leyes sean justas de verdad. Si fueran así, no habría que dejar de cumplirlas cuando no nos parecen justas. ¿O cumplirías tú una ley que te obligara a obrar contra tu conciencia?...

      Eliminar
  18. Sócrates es un filósofo totalmente contrario a los sofistas, el cual, tiene muchos seguidores pero no se considera maestro ya que dice no saber nada.
    Algo que me sorprende de él es su método "mayeútico" en el que primero finge ser un ignorante ante el interlocutor, haciéndole preguntas aparentemente inocentes.Con esto intenta que el interlocutor se de cuenta de lo infundado de sus opiniones y así se preste a la búsqueda filosófica y finalmente a través del diálogo se proponen hipótesis acerca de lo que es saber o definir y se las somete a una prueba.
    Es peculoiar que tras este método, el final sea abierto, es decir, que dejan el problema sin resolver, ya que en la actualidad lo que se busca es la resolución de los problemas ante todo con el fin de encontrar la "verdad".También es de destacar que no cobre,en contraposición con los sofistas.Este carácter desinteresado que es casi inexistente en nuestra sociedad en lo que todo tiene un precio.
    Aunque no estoy de acuerdo cuando afirma que solo el sabio puede ser feliz, ya que en mi opinión un ignorante puede llegar a ser más feliz que el culto, por ejemplo, en la clase de lengua nos han mandado leer un libro llamado "San Manuel Bueno o Mártir".En el libro el protagonista vive perturbado debido a que conoce la verdad sobre la inexistencia de Dios, mientras que el ignorante pueblo vive feliz aferrándose a él,si el pueblo conociese la verdad viviría en un miedo constante que no le permitiría el desarrollo de su felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, María. Y excelente tu reflexión a partir de la novela de Unamuno. Podemos creer, junto a Unamuno, que el miedo a Dios y a sus castigos (que es el miedo de los ignorantes) es más llevadero que el miedo al sinsentido y la muerte que, para Unamundo, supone no creer en Dios (que es el miedo de los cultos). Pero Sócrates no estaría en absoluto de acuerdo con esto. La no creencia en un Dios no nos conduce al sinsentido ni a perder la esperanza en una vida más allá de la muerte. Es la razón, y no la fe, dice Sócrates, la que nos proporciona una verdadera respuesta al problema del sentido de la vida y la que puede demostrar (como hace Sócrates) que el alma es inmortal. Así que, la verdadera ausencia de miedo, dirían Sócrates o Platón (o casi todos los filósofos griegos), solo se logra a través del conocimiento. ¿O no?

      Eliminar
  19. SANDRA UGALDE LÓPEZ

    Sócrates es un filósofo que me ha gustado mucho, estoy muy de acuerdo con todas sus posiciones y teorías, es un filósofo que claramente como hemos visto tiene ideas totalmente contrarias a los sofistas. Se le ve una persona humilde ya que no se considera una persona que pueda enseñar mucho a los demás ya que "él sólo sabe que no sabe nada", sin embargo ayuda a las personas a sacar de sí mismo el mayor partido posible, en general es un filósofo que se basa en el razonamiento.

    ResponderEliminar